martes, 27 de mayo de 2014

Pecado Ardiente

Hola estudiantes y no tan estudiantes.

Aunque estamos en época de exámenes, parar unos segundos para disfrutar de una buena comida no nos cuesta nada (o muy poco :)) y la mejor manera de adecentar una comida, no es otra que con una salsa.

Esta salsa conlleva un poco mas de elaboración que las anteriores, pero para los que nos gusta el picante, se volverá una de nuestros acompañantes preferidos.


Para hacerla necesitamos los ingredientes que se pueden ver en la imagen. Comenzaremos cortando todos los ingredientes por la mitad  (pelando la cebolla, ajo y el tomate), retiramos el rabo al chili y lo echamos todo en un cazo o una olla con un vaso de agua.

Es muy importante que cerremos bien la olla o cazo para que salga el mínimo vapor. Lo dejaremos en el fuego a fuerza media-baja durante unos 15-20 minutos, después miraremos cómo va la salsa. Dependiendo de cómo encontremos la cebolla y el tomate dejaremos algunos minutos más o no. Recomendamos que no sobrepase los 25 minutos (Recordar que hay que evitar cuanto más se pueda que el vapor se vaya).
Tras esto echaremos todos ingrediente con el agua a un recipiente donde lo pasaremos por la batidora (como en todos los piso de estudiantes no hay batidora, podemos ponerlo en un plato hondo y con un tenedor intentar deshacerlo todo lo posible o al gusto) hasta que quede todo de forma uniforme.

Y aquí, amantes del picante, solo nos queda disfrutar de esta salsa acompañando el plato que queramos.

Ingredientes:
- 2-6 chilis rojos
- 2 Cebollas
- 2 Tomates
- 3 Dientes de Ajo
- Aceite y sal (al gusto)

Recomendación:

El número de chilis dependerá de nuestra aversión al picante y del picor de los chilis.
Podríamos usar guíndillas en vez de chilis, pero debemos tener en cuenta su mayor o menor grado de picante.